Pasar al contenido principal
Acontecimientos, Blog, Culturales, Noticias

El 3 de abril de 1974, la ciudad de Roma regaló a Segovia un réplica de su famoso conjunto escultórico "La Loba Capitolina" y, desde entonces, se ha convertido en un lugar de encuentro y de parada obligada para segovianos y visitantes. 

Imagen de cabecera

Segovia, 3 de abril de 2024. Desde el lugar en el que se encuentra ubicada la Loba capitolina nace la llamada Vía Roma en honor al camino desde el que se llegaría a la capital italiana partiendo desde Segovia. Allí es donde hace 50 años el consistorio segoviano decidió instalar el conjunto escultórico que Roma regaló a Segovia al cumplirse 2.000 años de la construcción del Acueducto. El acto contó con gran seguimiento por parte de los vecinos que esperaban con ilusión tan señalado gesto. 

Desde entonces, para los segovianos es natural encontrarse "en la loba" y para los turistas es también una parada demandada puesto que se trata de una reproducción exacta de la escultura que se encuentra expuesta en el Palacio de los Conservadores, en el Campidoglio romano. 

La obra fue considerada de origen etrusco durante décadas hasta que a finales de los años 90 y a través de distintas técnicas de datación  se esclareció que se trataba de una obra medieval (siglos XI-XII). la obra cuenta con dos conjuntos independientes, la loba por un lado y los gemelos incorporados más adelante para representar la leyenda de la fundación de Roma. Dicha leyenda cuenta que Roma fue fundada por Rómulo y Remo, dos gemelos abandonados por su madre y amenazados de muerte que sobrevivieron gracias a los cuidados de una loba. 

La obra, realizada en bronce, es tremendamente realista, cabe destacar el detalle en las líneas de expresión de los niños y la mirada humanizada de la loba. 

Además de Segovia, también Tarragona y Mérida tienen en sus calles una réplica de la Loba Capitolina, lo que reconoce a estas ciudades como urbes destacadas del imperio romano en la península ibérica.